001

El ilicitano, experto en grandes travesías por todo el mundo, está convencido de que el circuito se convertirá en un referente en la natación internacional / “Me uno con ganas de hacer crecer este nuevo concepto de natación en aguas abiertas”, afirma

Captura de pantalla 2016-03-31 a las 12.37.56Oceanman sigue dando pasos para consolidarse como el gran circuito internacional de natación en aguas abiertas. Tras la adquisición por parte de la empresa White Go For It, organizadora de otros eventos deportivos de gran calado, como Pure Triathlon, TriWhite Cup o la Costa Blanca Bike Race, Oceanman ha dado un salto cualitativo al incorporar, por vez primera, una prueba en el continente americano (Cozumel, México) y ahora busca la consolidación definitiva en el circuito con la incorporación a su organigrama técnico de José Luis Larrosa, uno de los nadadores en aguas abiertas de mayor prestigio en España y el mundo.

Larrosa (Elche, 1981) se une a Oceanman como Concept Manager con la tarea de asesorar a la organización sobre todo lo que pueda dar de sí este ambicioso proyecto deportivo de carácter internacional. Su experiencia, su conocimiento del medio y su agenda permitirán a Oceanman expandirse por todo el mundo en un breve plazo de tiempo. “¿Quién mejor que él para entender a un nadador, para saber qué necesita o qué recorrido puede ser el más atractivo”, presumen desde la dirección de White.

José Luis es admirado y querido por sus compañeros de travesía, que además de su valor competitivo destacan su enorme humanidad. Toda su vida profesional y personal gira alrededor de la natación, actividad en la que se inició con 11 años, interrumpida solo por un pequeño paréntesis para practicar el waterpolo. Animal competitivo como pocos, también destacó jugando al fútbol sala y practicando la especialidad deportiva de Salvamento y Socorrismo. Enamorado de las aguas abiertas, su primera travesía fue casi por casualidad, con apenas 17 años en una célebre Santa Pola-Tabarca, prueba que este año se ha unido al circuito Oceanman, aunque con un recorrido inverso. Aquella experiencia le atrapó y desde entonces quedó enamorado de la natación en aguas abiertas.

El ilicitano, que se define como un nadador “más pasional que profesional” ha competido en todos los mares del planeta, desde Argentina a Holanda, sin olvidar Grecia, Italia, Serbia o Suiza pasando por China o Malasia, donde acaba de participar en una prueba en el pasado mes de marzo. Se atreve con todo tipo de distancias entre los cinco y los treinta kilómetros, aunque confiesa que se sienta más cómodo en aquellas que superan los diez de recorrido.

“Oceanman es una realidad dentro del mundo de las aguas abiertas. Aunque está dando sus primeros pasos, sabemos que pronto acaparará las miradas de los mejores especialistas a nivel mundial”, asegura Larrosa, quien está convencido de que el éxito del circuito estará en su “sistema de clasificación y en lo atractivo de las sedes de nado”.

“Las sedes que se han usado hasta hora en competiciones internacionales federadas han carecido de atractivo visual para los nadadores, pero han sido cita ineludible, a la vez que solo accesible para unos pocos participantes a nivel mundial. Si unimos la posibilidad de participación más abierta, con grupos de edad y élite definidos, lugares idílicos de nado por todo el mundo, inscripciones por segmentos a precios competitivos, un halo de estoicismo en los pases a la gran final y mucho ambiente, nos encontraremos con este nuevo formato de competición en aguas abiertas con tres distancias y accesible a todos los públicos”, argumenta el nadador ilicitano.

Pese a su dilatada trayectoria, Larrosa asegura sentirse seducido por el reto de Oceanman y afirma que es un “orgullo” poder formar parte de lo que califica como una “aventura” y un “nuevo reto personal y deportivo”. “Vengo con ganas de hacer crecer este nuevo concepto de las aguas abiertas y con la ilusión de participar y ayudar en la cada día más diversa oferta de nado a nivel internacional”, sentencia.

CategoryNoticias